En recientes años, México ha empezado a resonar de manera más profunda dentro del mundo de la arquitectura.

Be Grand, Be Green

En recientes años, México ha empezado a resonar de manera más profunda dentro del mundo de la arquitectura. Además de sus diseños vanguardistas, que están a la altura de las grandes capitales arquitectónicas, por crear espacios sustentables para reducir los impactos ambientales.

La arquitectura verde o sustentable tiene como objetivo principal, en primera instancia, tener una responsabilidad directa con el medio ambiente, que al mismo tiempo sea sostenible en materia económica a través del uso de energías renovables y materiales de menor impacto ambiental.

En materia internacional, el Consejo de Edificación Verde de Estados Unidos se ha dedicado a certificar a las construcciones que cumplan con ciertas medidas y/o estándares en materia de sustentabilidad a través de la certificación LEED, acrónimo para Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental.

A pesar de que nuestro país se encuentra en segundo lugar, después de Brasil, con el mayor número de edificios certificados bajo alguna norma o certificación de edificación sustentable en América Latina, aún no cuenta con alguna certificación nacional. Sin embargo, han existido intentos para regular esto a través de normas emitidas por la Secretaría de Energía que funcionan únicamente como formas de evaluación y no como normas reguladoras.

Comprometidos con esto, en Be Grand® existen plantas de tratamiento de aguas negras con las que se abastecen los servicios sanitarios y de riego en todo el complejo. De esta manera se está haciendo un ciclo en el que se ahorra el 30% de consumo diario de agua potable utilizando el agua tratada. De igual manera, consideramos luminarias LED que ahorran el 80% de energía eléctrica así como sensores de luz o de movimiento que reducen el consumo en las áreas comunes.